Tsu.co, el terror de Facebook. La red social que comparte ganancias con sus usuarios


Supongamos que con cada publicación en tu muro de Facebook, la red social hiciera un cálculo de los ingresos publicitarios relacionados con tu actualización y te hiciera llegar un porcentaje de los mismos. Desde luego, Facebook no hace nada similar, pero un rival de mucho menor tamaño, Tsu.co, sí.

Aunque ahora, Tsu parece pagar otro tipo de precio. A finales de septiembre, Facebook comenzó a borrar millones de publicaciones que incluían vínculos a Tsu: más de 9,5 millones de ellos, asegura la menor de las redes sociales.

Facebook también bloquea los nuevos mensajes que simplemente contengan "tsu.co'' aunque no haya enlaces, además de advertirles a los usuarios que los vínculos de Tsu son "inseguros''. Tampoco publica mensajes de texto vía Facebook Messenger ni actualizaciones de Instagram que mencionen la dirección de internet de Tsu o incluyan enlaces hacia el sitio.

Facebook dice que estas medidas son una forma de evitar que su servicio se convierta en una zona para defraudadores y oportunistas que buscan dinero fácil. Tsu, en contraparte, señala que Facebook no quiere que sus usuarios sepan que sus imágenes, videos y puntos de vista podrían tener cierto valor.

Facebook, que tiene un comprensible interés en proteger a sus 1500 millones de usuarios de una posible embestida de basura digital, es uno de los mayores jugadores en Internet. Eso le otorga un extraordinario poder para determinar quién puede alcanzar a su enorme base de usuarios, sin mencionar lo que esos miembros pueden discutir con sus aplicaciones y servicios.

Ese puede ser un tema importante cuando involucra un desafío al principal negocio de la compañía: en este caso, vender publicidad con el material que los usuarios de Facebook contribuyen gratis. Facebook ha obtenido 2100 millones de dólares en ganancias sobre ingresos de 12.000 millones de dólares en los primeros nueve meses del año. La compañía tiene un valor de mercado cercano a los 300.000 millones de dólares y no tiene ningún interés en generarle tráfico a un posible competidor.

Existe un largo historial de disputas similares entre empresas tecnológicas, que casi siempre aseguran estar actuando para proteger los intereses de sus usuarios. Amazon, por ejemplo, recientemente retiró los dispositivos de streaming de video fabricados por Google y Apple de sus tiendas virtuales, para dejar espacio para dispositivos similares propios. Tan solo en los últimos días, varios bancos han bloqueado de sus sistemas aplicaciones externas de planeación y financiamiento, alegando preocupaciones de seguridad.

Sebastian Sobczak, CEO de Tsu.co, en las oficinas de la compañía en Nueva York

Sebastian Sobczak, CEO de Tsu.co, en las oficinas de la compañía en Nueva York.Foto:AP

Tsu, que fue lanzada hace poco más de un año, ha gozado de un veloz crecimiento; el director general, Sebastian Sobczak, asegura que cuenta con cuatro millones de miembros y ha recaudado cerca de 11 millones de dólares en capital de riesgo. El acceso a Tsu es por invitación, una estrategia de marketing que han usado otras tecnológicas, desde la red social minimalista Ello a Google (con Gmail o Inbox) y OnePlus con sus smartphones.

La depuración de Tsu en Facebook se dio sin advertencia y afectó a un gran número de usuarios, entre ellos el rapero 50 Cent, quien compartió un vínculo de un video en Tsu con sus más de 38 millones de seguidores en Facebook. El equipo que lleva las redes sociales de 50 Cent no respondió a una solicitud de comentario.

Facebook dice que Tsu paga a sus usuarios por compartir vínculos en otros sitios, un incentivo que quebranta sus reglas para conectarse con la red social. En un comunicado, Facebook señala que no permite que publicadores externos paguen a los usuarios por colocar mensajes en su red "porque alienta el spam''. Facebook, con sede en Menlo Park, California, no ofreció más detalles.

Sobczak rechaza que su servicio pague a las personas por colocar enlaces en Facebook. Los usuarios de Tsu reciben pagos basándose en la cantidad de publicidad que venden sus publicaciones. El esquema de ingresos es similar a los modelos financieros utilizados en los grandes servicios digitales como YouTube de Google; los usuarios de Facebook a menudo comparten vínculos de YouTube entre ellos.

"Sentimos que estamos siendo singularizados e intentan detener a la competencia que tiene un modelo comercial más eficiente, -le dijo Sobczak a la agencia AP-. ¿De qué tienen miedo?''

Sobczak, un ex inversionista en fondos de riesgo, asegura que Facebook no ha respondido a sus preguntas.

Claudia Everest, una frustrada usuaria de Facebook que adoptó Tsu para encontrar compradores a sus dibujos de perros por 30 dólares, señala que Facebook intenta desviar la atención del concepto de ingresos de Tsu.

"Creo que no es que le teman a Tsu, sino a cualquier cosa que le permita a la gente saber que sus contenidos tienen un valor'', dijo Everest, quien vive en Stoke-on-Trent en Inglaterra. "Esa fotografía de tu cena que colocaste anoche podría no parecer de mucho valor, pero para los anunciantes sí lo tiene''.

Sin embargo, Facebook a menudo reacomoda sus algoritmos de formas que algunas veces limita lo que mucha gente ve en cada publicación. Tales cambios han alejado a viejos usuarios como Kevin Hinkle, de Lake Mary, Florida. Hinkle había conformado una red en Facebook en la que seguía a casi 5000 personas, pero sentía que sus mensajes eventualmente no llegaban a tantas personas.

Para Hinkle, la reducida exposición significaba que aconsejar a menos personas en su autoproclamado papel como "joyologist'' (persona que esparce alegría). Ha quedado muy complacido con su respuesta en Tsu desde que abrió su cuenta a finales del año pasado. Hinkle señala que ha ganado unos 4100 dólares con Tsu y promedia de 10 a 20 publicaciones diarias.

"Ahora luce como una posible competencia a Facebook'', dijo Hinkle. "Creo que Facebook ve hacia dónde van y saben que no puede ser bueno para ellos''.